miércoles, 4 de julio de 2018

No Es Importante Intervenir, Lo Nuestro es Tramitar y Otras Pérdidas de Sentido

La compañera Cristina @crisramonca escribió en twiter el pasado  29 jun.: "¿Y si los y las trabajadores sociales saliéramos de nuestra zona de confort con coraje y valentía a defender de Verdad a tantas personas que están sufriendo con la Renta Mínima? No nos honramos si no pasamos de la quejorrea a la acción"

Lo cierto es que comparto plenamente su afirmación y su llamada a la acción. Ese inconformismo estructural que asumimos las personas comprometidas con procesos de cambio podemos hacerla extensiva más allá de la Renta Mínima.

 Por otra parte el 2 de julio ha habido un interesante hilo sobre la cuestión que "provocó" Fantoba  @FantovaFernando (http://fantova.net/?p=2306) y en este otro enlace: https://twitter.com/nachosantas/status/1014014442768621568 con intervenciones de @NFustier,  de  @estersarquella, de @hendrix_bcn, @nachosantas, de @NavarroLlobre o  de @mimanro con quienes me siento indentificado con la mayoría de sus comentarios.

Vayamos a la entrada del blog. Más allá de la distinción organizativa que propone Fernando en la entrada señalada llevo un tiempo reflexionando con el tema del "excesivo" tiempo que dedicamos a la gestión. También he llegado a la conclusión de que muchas distinciones son necesarias a distintos niveles, normalmente para poder organizar una realidad que en la experiencia real no las tiene pero que los profesionales tanto de la atención directa, como de la coordinación, formadores, consultores o impulsores de politicas sociales las necesitamos para manejarnos. Todas ellas deben confluir en garantizar la atención más adecuada a las personas.

La gestión ¿forma parte de los servicios sociales, incluso de la atención primaria?, claro: gestión para la ciudadanía como acceso exclusivo a derechos o servicios, gestión de la entidad por ejemplo como acceso a financiación adicional para desarrollo de recursos (empleo social protegido, programas de salud, prevención de adicciones, grupos de autoayuda, obras sociales de diferentes entidades y fundaciones, etc), gestión de personal interno, gestionar la innvoación, etc.

En definitiva, gestionar es hacer cosas para conseguir o resolver cosas, tiene que ver con coordinar, organizar, establecer direcciones con un sentido de avance que aparece en el espacio al transitar entre las razones y los objetivos que queremos alcanzar y donde cobra especial importancia la descripción del cómo hacemos las cosas -procedimientos, modelos- para evaluarlo e introducir cambios si procede. Tras este preámbulo quería compartir esta experiencia aprovechando el twit de Cristina:

Excelente la invitación, la idea de salir de la zona de confort y de la "quejorrea". ¿Pero "defender a"? me inclino más por "trabajar en, con y para" y sobre los porqués: motivación al cambio.

En el servicio donde trabajo estamos tratando de introducir dos cambios (entre otros), pequeños pero de calado. El sistema anterior de almacenaje de información era por programas, atribuido cada uno a una profesional responsable. Esto tiene el riesgo de que parcializa intervenciones en las que cada cual asume su parte sin un sentido integral ¿No es más lógico organizarla por familias o personas y ver qué se está trabajando desde cada programa? Esto ofrece una continuidad en la atención al compartir la información en torno a la persona dando pie a contrastarla en el equipo. Permite que emerjan nuevas acciones a partir de ello. Así, cambiamos el sistema de expedientes teniendo como referencia el número que da el SIUSS y es común a todos -el problema es que esto funciona a nivel local y una familia puede tener distintos números según las zonas básicas donde ha vivido-. El proceso fue:

  1. Unificar toda la documentación en torno a un único número de expediente (SIUSS)
  2. Crear una carpeta en red denominada Expedientes a disposición de todas las profesionales del Servicio.
  3. Creamos una plantilla con el número de expediente del SIUSS y dentro de ella 4 subcarpetas: Acogida, Autovalimiento, Incorporación Social, Infancia y Familia.
  4. Cada vez que cogíamos un expediente abríamos una carpeta en soporte electrónico y escaneábamos la documentación que habíamos tratado. Poco a poco y sin mayor esfuerzo todo va estando en soporte electrónico y documentación como: DNI, empadronamientos, abonos por transferencia etc. no se le vuelve a pedir si está en nuestro poder -ahora tenemos que incorporar la firma del "consentimiento informado" para gestionar esa documentación, estamos en ello-.
  5. Disponibilidad inmediata de la documentación por parte de los profesionales y desde cualquiera de las 12 entidades locales que atendemos. Creamos un servidor para la entidad.

Este paso fue previo para llega al otro cambio  que parte de la hipótesis: "para poder intervenir con mayor intensidad en los casos que lo precisen, necesitamos descargar tiempo de las tramitaciones". Estamos trabajando en un sistema de "citas exprés"  de no más de 10 minutos para solicitar ayudas en exclusiva cuando no se precisa intervención. La atención inicial puede ser bien por vía telemática, telefónica o presencial, la idea es ganar 20' en cada una. Esto por una estimación de unas 6 citas por 4 días a la semana. El objetivo es descargar 8 horas semanales (veremos en 3 meses que % conseguimos) dedicadas a tramitaciones para aprovecharlas para intervenciones.

Somos cuatro profesionales (atención directa individual, grupal y comunitaria) con dinámicas de trabajo diferente. Introduzco otra hipótesis. En un servicio de atención primaria los profesionales que intervenimos por personas si conocieramos los principales recursos que pueden ayudar en su proceso de cambio el vínculo profesional y la calidad de vida de estas personas mejorarían.

Recuperada de un twuit de María José Calvo‏ @Mariajoseopt el 14-6-18
Proceso cita rápida:
1. Definir las citas expres y comentar a los técnicos y políticos de las ventajas esperadas con su implantación.
2. Concretar las principales ayudas que se tramitan en el Servicio Social y específicas de nuestro sistema (recogidas en la cartera). Es un trabajo de equipo.
3. Ordenar listado por orden de mayor número de tramitaciones a menor. Incluir que envíamos a otros sistemas (seguridad social, salud, empresas privadas -bonos sociales, etc.), esto da para otro debate ¿os imaginais que la Seguridad Social, los servicios de empleo, o Iberdrola recogieran una tramitación de Renta Garantizada, por ejemplo, y luego tuvieran que pedir una cita en nuestro servicio para traernosla? suena a barbaridad ¿verdad?, en mi opinión esto está pasando.
4. Elaborar un documento que recoja el nombre de la ayuda, su definición, el enlace donde está disponible, la población a la que se dirige y la documentación necesaria. Si alguien quiere el documento no tiene más que pedirlo. Ya hemos detectado un elemento de mejora: indicar donde conseguir cada documento solicitado.
5. Crear una carpeta en la red, disponible para todos los profesionales que damos cita, con el nombre de "citas exprex" donde incluyamos cada documento que defina la ayuda (para citarlo poner un número y su correlativo sería la solicitud: por ejemplo "1.Valoración dependencia" y "2. Valoración dependencia Solicitud "). Esto incluye un subproceso de creacción de esa documentación.
6. Aplicar la propuesta con citas presenciales o no presenciales via telemática (wasap, mail u otros)

¿Nos puedes ayudar? ¿tienes alguna idea para mejorar en este sentido?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESE NO ES EL PROBLEMA; O SU DEFINICIÓN COMO PRINCIPIO DE LA SOLUCIÓN

Definir un problema o varios es el inicio de la posible solución. Implica reconocimiento, verlo y ponerle límites, describirlo en detalle ...