sábado, 13 de enero de 2018

Trabajando en la indefinición de los Servicios Sociales. El fondo de las últimas leyes autonómicas

Hablar mucho sin concretar nada.

Una vez hecho el análisis internacional donde aparecían los conceptos de familia y vulnerabilidad. Las normativas autonómicas nos encargan cubrir necesidades básicas y sociales.  Dicen que tenemos que asegurar a las personas, familias, grupos y comunidad su dignidad, calidad de vida y pleno desarrollo, “espere un segundo que ahora me pongo”.

Lo cierto es que después del 2008 podríamos decir que ha habido una "avalancha" de demandas llegando a cuadruplicar en los servicios algunas prestaciones como la renta garantizada. 
Y hay que aguantar: "si ahora lo podéis hacer, ¿antes qué hacíais?", evidentemente repartir las horas que tenemos, dedicar más intensidad a las atenciones, intervenir, y no sólo tramitar.

En atención a domicilio, donde cubrimos una suerte de necesidades relacionadas con las actividades básicas de la vida diaria e instrumentales. En mi servicio hemos pasado de trabajar 6 trabajadoras familiares a 9 en la actualidad y con lista de espera.

Volviendo al análisis de las leyes autonómicas y dándole vueltas a ver si aclaran algo del objeto. Mientras las leía, anote aquellos conceptos que me parecían importantes con la idea de contarlos (fueron 62) y ver si la cosa iba teniendo más sentido. Estas fueron las palabras, aparecían 60 aunque 18 sólo una vez y otros 26 menos de 5 veces o menos:




Palabras como derecho, garantizar, calidad de vida, bienestar, universal o vulnerabilidad aparecían menos de 5 veces. Las más citadas eran: necesidades, Aten*, preven*, integra*, exclu*, detec* (como raíz de atención, prevención, integración, exclusión y detección), participación, autonomía, comunitari* (o/a), depend* (-encia, -endiente), etc.

En definitiva, queda claro que debemos atender y prevenir necesidades relacionadas con la participación, la integración, la exclusión, la autonomía, la dependencia, la convivencia, la igualdad, desprotección, etc. Así que sigue cabiendo todo y la amplitud es abrumadora. Las leyes autonómicas no ayudan a aclarar lo específico de los servicios sociales, "chicos y chicas" para todo. 


En este contexto normativo es lógico que nos pregunten ¿entonces tú para que estás?, yo también me lo pregunto. Lo triste es que esto suele ser fuerte de críticas y conflicto
Una de las características de la atención primaria es que atendemos muchas cosas pero con baja intensidad. En definitiva, suena más a "parchear" que a solucionar. Sin embargo, noto que cada vez se necesita más especialización y precisamos instrumentos de diagnóstico y valoración que nos ayuden a elaborar el plan de caso y evaluar la intervención y la evolución de la persona, hablando de trabajo social de casos.

Fantova defiende como objeto de los servicios sociales la "interacción, entendida como el desenvolvimiento autónomo de las personas en su vida diaria en el seno de relaciones familiares y comunitarias. Por tanto, los servicios sociales se entenderían como cuidados y apoyos para la toma de decisiones y su ejecución por parte de las diversas personas en su cotidiano vivir integradas en sus redes primarias.". Extracto de Servicios sociales: objeto propio y atención integrada

La verdad es que muchas intervenciones a medio y largo plazo tiene que ver con la interrelación entendida como relaciones familiares, sociales o de diálogo interno y de representaciones del mundo donde la persona o grupo interpreta que alguien, normalmente la sociedad le debe algo: "me tienes que buscar una casa, un trabajo... cómodo, una paguica...."






Sigo sin aclararme y mira que llevo años!!!!!








En mi experiencia dentro del programa de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, el objeto de los servios sociales y en general de los que intervenimos en lo social tiene que ver con el concepto de ser humano como centro de atención: una persona con una disposición y capacidades ante su ciclo vital, con un estado de salud que condiciona la realización de actividades con cierto grado de autonomía e independencia en un contexto de relaciones cercanas (familia) y otro más extenso (social). Habitamos en una vivienda con unas características determinadas y situada en un entorno específico. Necesitamos de ingresos económicos para garantizarnos un nivel de vida que nos permita cubrir nuestras necesidades. Además, precisamos de una serie de cuidados, bien autoadministrados o facilitados por alguien. 

Todo esto se compara con un standar, unos mínimos que deben garantizarse para alcanzar cierto grado de bienestar o de calidad de vida, aquí Schalock y Verdugo tratan de traer un poco de luz sobre este constructo que engloba 8 dimensiones, pero ya nos vamos del tema. Se puede consultar bibliografía sobre el pinchando aquí.

Resumiendo, estamos trabajando en un marco de indefinición, con escaso consenso. Cada vez con más fuerza del binomio DEMANDA-RECURSO, como burócratas prestatarios/as. 

Nos vamos a tener que poner las pilas para intentar cambiar esto.

Un poco de optimismo y alguna idea que puede ser útil:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

8 Cuestiones por las que Existe el Servicio de Atención a Domicilio y la Intervención Social

Sin imágenes, necesitaba una entrada con reconocimiento paranuestro equipo.  Carta de una familia: Estimadas personas que trabajáis en el...